• Buenos Aires, Argentina (1928)

    A fines de septiembre de 1927, ya habían llegado procedentes de Tandil los Padres Rovida y De Angeli, junto con el Hermano Lombarda. El 24 de octubre de 1928 arriban desde Italia otros tres cohermanos: el Padre Santino Busnelli y los dos estudiantes de teología Edoardo Maggioni y Evaristo Santinelli. El Arzobispado construye la parte central del edificio y lo entrega a los Siervos de la Caridad en el mes de septiembre de 1928. En enero de 1929, se inauguró oficialmente el Instituto San José, con escuela primaria y gratuita para niños internos y externos. El 7 de octubre de 1930, por un decreto de Monseñor Copello, se creó la Parroquia del Tránsito de San José.

     

     

    La inicial capilla de chapas, testimonio glorioso de los tres primeros lustros de labor tesonera y sacrificios, dio lugar a la inauguración de un espléndido templo el 11 de mayo de 1946. En 1957, se construye en la escuela el nuevo taller de mecánica y comienza, en la Parroquia, la construcción del campanario. Desde 1969 se inicia el nivel secundario y a partir de 1971 el Instituto funciona sólo como Escuela externa. En mayo de 1977, se inaugura el nuevo edificio de la Escuela Técnica Profesional. En mayo de 1992, en la Parroquia se inaugura el edificio del Techo Fraterno para ‘buenos hijos’ y, en agosto de 2007, se inaugura el ‘Hogar de día – Beato Don Guanella’.

     

     

    A lo largo del tiempo, el espíritu de Don Guanella continúa animando la vida educativa del Instituto. Actualmente cuenta con nivel inicial (184 alumnos), primario (553 alumnos) y secundario, con dos modalidades: técnico (530 alumnos) y bachiller (351 alumnos). Es decir, que en total, 1618 alumnos participan de la propuesta educativa integral que contempla la continuidad y progresión de los aprendizajes.

     

    Entre los variados proyectos que presenta el Instituto San José en la actualidad para el nivel inicial y primario, se destacan los proyectos ‘Sembrando Valores’, ‘Guardianes del Planeta’ y ‘Niños Marianos’. Queriendo seguir las huellas del Fundador, se trata de encontrar en el momento presente, la visión de quien desde su juventud entendió que el progreso de la humanidad no se sustenta solamente en los avances tecnológicos ni en el bienestar material, sino que es necesario recorrer el camino del progreso humano que hace crecer a las personas en plenitud, de modo tal de conducir a cada uno al encuentro personal con Dios, para que pueda participar de la misión de Cristo solidarizándose con el prójimo débil y sufriente.

     

    Actualmente, funcionan en la Parroquia los movimientos de Acción Católica y Carismáticos. La asisten también los equipos de liturgia, los ministros extraordinarios de la eucaristía, Cáritas, Cooperadores guanellianos y la catequesis sacramental. Los fines de semana funcionan los grupos de Scouts y un comedor atendido por jóvenes que dan alimento a los niños carenciados de la zona. La Parroquia ofrece además, escuela de futbol y Taller de Teatro. El Techo Fraterno continúa atendiendo a unos 40 discapacitados que, además de las actividades propias, reciben también catequesis especial. Los días 19 de cada mes, se depositan las cenizas de los difuntos en el cinerario de la Parroquia.

     

     

  • Tapiales, Argentina (1934)

    Tapiales, Argentina (1934)A fines del año 1934 la Obra consigue una quinta con una modesta casita y una pequeña capilla doméstica y el Padre Maggioni toma a su cargo el servicio pastoral de esta zona semi rural y al año siguiente se inicia el Seminario San Pío X bajo la dirección del Padre Rovida. En 1937, se bendice la ‘primera piedra’ del templo que será la Parroquia Nuestra Señora de Luján y San Luis Gonzaga, frente a la plaza principal y dos años más tarde la del futuro Hogar de Ancianos Don Guanella. Al lado del Hogar, hacia 1945, comienza la construcción del edificio destinado al Seminario. En 1960, Monseñor Raspanti bendice la ‘piedra fundamental’ del futuro Colegio Parroquial.

     

     

    En 1986 se bendice la ‘piedra fundamental’ de nuevo Templo y dos años después se inaugura la nueva iglesia parroquial de Tapiales. En 1993, la Escuela San Luis Gonzaga de Tapiales, inaugura la Sección Secundaria y la nueva sección de Jardín de Infantes. Tres años más tarde se inaugura el nuevo edificio escolar. Ya a comienzos del nuevo milenio, se inaugura el Nivel Polimodal y en 2008 queda habilitado el Jardín de Infantes. Los ambientes han sido muy bien reestructurados y dan un muy buen servicio a los niños.

     

    Actualmente, el colegio cuenta con aproximadamente 1750 alumnos, distribuidos en los tres niveles y un terciario orientado a la formación docente de nivel Inicial y Primario. Los distintos niveles llevan a cabo diversos proyectos de formación integral según la visión educativa guanelliana, entre los que podemos mencionar los proyectos de micro emprendimientos en todos los niveles y actividades extra curriculares realizadas por los mismos jóvenes con fines solidarios. La escuela para padres garantiza la participación de los mismos en el proceso educativo. No puede faltar en un colegio guanelliano la formación religiosa que está presente en los cuatro niveles, a través de las misas mensuales y el  trabajo en aula animados por el sacerdote responsable.

     

     

    La misión del Hogar de Tapiales Don Guanella, continúa la línea del carisma en nuestros días. Actualmente, los 35 abuelos y abuelas que viven en nuestro Hogar tienen la posibilidad de acceder a la propuesta asistencial integral ofrecida por la comunidad religiosa. Los diversos servicios de enfermería y de atención médica les dan a los abuelos una confianza y una seguridad que necesitan para sus diversas patologías, a esto habría que agregar los servicios profesionales de kinesiología, terapia ocupacional, asistencia social, talleres de memoria y recreación. Como en todas las casas guanellianas la religiosidad está presente no solo desde lo catequístico sino también es transversal a la actitud con la que el personal atiende a los abuelitos: una espiritualidad de familia misericordiosa y samaritana.

     

    La reciente incorporación de abuelitas, tiene como finalidad desarrollar un buen clima de familia, complementando los diferentes caracteres masculino y femenino. En la tarea de animación, le ayuda a la comunidad un grupo de laicos llamado: “amigos de la obra”, sumado a las frecuentes visitas solidarias de los colegios guanellianos. La comunidad, abierta al espíritu y en sintonía al carisma guanelliano sabe que: mientras haya pobres que ayudar y necesidades por  socorrer no se pueden detener.

     

     Pastoralmente, la Parroquia Nuestra Señora de Luján y San Luis Gonzaga mantiene su dinamismo evangelizador que la ha caracterizado durante todos estos años. De eso hablan los movimientos de Renovación Carismática Católica, el Movimiento Familiar Cristiano y los grupos de Scouts, Samaritanos (hombres y mujeres), EJE (Encuentro Juvenil en el Espíritu), Liturgia, Grupo Cristo Joven, los Grupos de Devoción (OSENAS -Devoción Virgen de Medjugorge-; Jesús de la Divina Misericordia; Inmaculado Corazón Eucarístico de María; y los devotos de María Santísima de la Macchia), Ministros Ordinarios de la Comunión y la catequesis en todas sus expresiones.  En el aspecto social, se encuentran los grupos de Alcohólicos Anónimos, Escuela de Yoga y Cáritas que atiende a 70 familias en necesidad, con ropas, alimentos y apoyo espiritual.

     

     

  • Ciudad Madero, Argentina (1936)

    La historia de la Obra Don Guanella en Villa Madero (hoy Ciudad Madero) ha sido rescatada por dos recordados sacerdotes guanellianos que dejaron parte de sus vidas en aquella Casa: los Padres Colnaghi y Tedeschi. Los Siervos de la Caridad, comenzaron en Villa Madero en el año 1936. Su centro inicial fue la antigua Capilla de San José, frente a la estación del ferrocarril General Belgrano. Allí, el Padre Maggioni inició la atención espiritual de la zona. Entre 1939 y 1945, el Padre Marcheto puso su afán en conseguir benefactores. La Capilla, además de ser pequeña, necesitaba de todo. Un terreno fue donado para la Capilla y la iglesia se fue haciendo con pequeñas donaciones. En abril de 1945 se bendice la primera piedra de futuro Instituto San Esteban, e inició sus funciones en noviembre de ese año, y la Iglesia que finalmente será dedicada a San José Obrero y erigida como Parroquia en 1958.

     

     

    Faltaba ahora lo demás: levantar las nuevas instalaciones. Se comenzó por reconstruir el pequeño salón de actos, el cual fue reemplazado por una cómoda y espaciosa sala cinematográfica, en la que, además, llevan a cabo sus actos las asociaciones parroquiales. Comenzaron a dictarse las clases correspondientes a los tres primeros grados del ciclo primario en 1964, y se agregó una sección de Jardín de Infantes como parte del Colegio Parroquial. Hacia 1977, se consigue el presupuesto para la construcción de una nueva casa para la comunidad y, al año siguiente es inaugurado el patio cubierto como gimnasio ‘Beato Luis Guanella’. En 1990, se priorizan los trabajos ya en marcha en la Iglesia de Villa Madero y dos años más tarde, el Templo Parroquial fue inaugurado. A fines del año 2003, la escuela queda incorporada al proyecto de unificación en la conducción y administración de las tres grandes escuelas del Área Metropolitana, como parte del proyecto de Gestión Laical con animación de los religiosos. En 2004, salen los primeros egresados del Polimodal San José Obrero. De la sede parroquial depende la Capilla Santa Teresita, ubicada en la calle Junín y que ofrece catequesis sacramental, el grupo Scout y el grupo de devoción ‘Padre Pío’.

     

     

    Continuando en el tiempo con este dinamismo tan particular que caracteriza a la Parroquia San José Obrero, la pastoral popular es muy dinámica. Es por ello que la Acción Católica de larga data generacional, que cuenta con unas 80 personas, trabaja en coordinación con otros grupos. También se ha mantenido en el tiempo el Grupo Vicentino, que trabaja en conexión con Cáritas, realizando ferias americanas y repartiendo alimentos y medicamentos a los más pobres. El Movimiento de Renovación Carismática cuenta con tres grupos ‘Arca de Noé’, ‘Cristo Rey’ y ‘Nuestra Señora de Caacupé’. Se encuentra también el Movimiento Familiar Cristiano y el grupo de devoción ‘Jesús Misericordioso’. Otros grupos como los Scouts llamados ‘San Luis Guanella’ y Cáritas con su comedor abierto, trabajan con mucho dinamismo en la sede parroquial. La catequesis sacramental trabaja en el ámbito de la iniciación cristiana (bautismo, comunión, confirmación, matrimonios y adultos). Se encuentra en período de formación un grupo de Cooperadores guanelliano. Por último, hay tres grupos que trabajan en el área social: grupo de autoayuda para mujeres, grupo para toxico dependientes, y el grupo CER (contención personas obesas).

     

  • San Ramón de la Nueva Orán, Argentina (1979)

    En 1979 viajan a Salta los primeros grupos de misioneros laicos organizados por el Padre Sperotto, llegando hasta Orán. Grande fue la impresión acerca de la pobreza y abandono que encontraron en esas poblaciones. Se firma un compromiso de apoyo especial a la Escuela ‘Felipe Chagra’ del pueblo de San Agustín. Nace entonces el deseo de dar continuidad a esta presencia. Surge así la ‘Asociación San Agustín’ con la finalidad de sostener una presencia permanente de apoyo espiritual y material...”

     

     

    En 1983, se analiza la organización de la actividad misionera (de evangelización y asistencia) en San Agustín, que desarrollan en forma conjunta los jóvenes del grupo misionero de la Parroquia Tránsito de San José y los alumnos del Instituto San José. En 1985 comenzó una historia nueva, cuando los primeros cuatro laicos comienzan una presencia permanente en San Agustín, que profundizara fuertemente la pequeña labor que, hasta entonces, hacían las visitas periódicas de alumnos y laicos a la zona.

     

    En 1995, La Obra Don Guanella acepta un terreno en Orán y un año más tarde ya se espera poder establecer una comunidad religiosa. Al año siguiente se constituye la comunidad en San Ramón de la Nueva Orán, y el Padre César Leiva se instala definitivamente, dando comienzo la presencia como Congregación Religiosa. En 2001, por emergencia, se deja momentáneamente la Residencia de Orán, pero continúa allí la animación. La Casa Divina Providencia de Orán (Techo Fraterno) continúa a cargo de los laicos Guanellianos.

     

     

    En tanto siguen las actividades misionales en el NOA, en las Provincias de Salta; Tucumán, La Rioja y Santiago del Estero. En esos años se realizan también experiencias de voluntariado internacional. Finalmente, desde abril de 2005, retorna la presencia guanelliana en Orán, con el Padre Terzaghi, atendiendo en el Techo Fraterno durante el día a niños de los más pobres y a abuelitos realmente desamparados. En 2007, el Intendente de concreta la donación de las dos hectáreas de terreno que es el lugar que actualmente ocupa nuestra obra.

     

    El Techo Fraterno ofrece actualmente apoyo escolar y comida a 57 niños de edad escolar. Durante la mañana se les ofrece desayuno, apoyo escolar y almuerzo. Se los llevan a sus casa ya que por la tarde van a sus escuelas correspondientes. Todos son chicos de zonas periféricas, asentamientos y barrios. Tres veces por semana, por la tarde, asisten chicos con capacidades diferentes, quienes son atendidos por una psicóloga social que combina sus actividades, y a los que se les brinda el transporte y el espacio.

     

     

  • Luján, Argentina (1995)

    A principios de 1994, el Obispo de Luján Monseñor Ogñénovich, dialoga con las autoridades guanellianas sobre el deseo de establecer el Noviciado cerca de la Basílica de la Virgen de Luján. Una propiedad en particular atrajo la atención, con abundante arboleda y dos casas, a unos 1.200 metros del Santuario, en zona tranquila y de quintas. En julio de 1994, se concreta la fundación de la Casa de Noviciado. En 1995, hicieron su ingreso al Noviciado los primeros jóvenes seminaristas. El Padre Maestro es entonces el Padre Gottardi.

     

     

    A la sombra del gran Santuario de la Virgen de Luján. Están dadas todas las premisas para un Noviciado con muchas esperanzas. Y mientras al interior de la Casa se desarrollan los programas formativos típicos del Noviciado, se dilatan hacia fuera las buenas relaciones con la Iglesia local, con la gente. Hacia el año 2002, la Casa de Noviciado ya cuenta con una estructura en perfecto estado por ser de construcción reciente, y se ha construido un salón para Techo Fraterno con ayuda recibida del exterior. Desde 2006, la Casa Nuestra Señora de Luján queda constituida como Noviciado Internacional, y al año siguiente el Padre Lazaretti es el Padre Maestro.

     

  • Kilómetro 9, Paraguay (1951)

    El Doctor Barbero, reconocido en Paraguay por sus obras de asistencia social y cultural, fue el gran bienhechor de los Siervos de la Caridad y propuso construir un Asilo para Ancianos, bajo la denominación de La Piedad, en una chacra del kilómetro 9 del Ferrocarril Central, y donarlo a la Asociación Don Guanella. Es así que, en 1951, se inicia la construcción del templo y del Hogar La Piedad que queda a cargo del Padre Vaccari que el año siguiente recibe los primeros asilados. La iglesia de La Piedad fue erigida como parroquia, en 1960.

     

     

    En la década siguiente se realizan ampliaciones en el Hogar y en 1987 se inaugura la reconstrucción del Hogar con anexos, repartos, recepción, comedores, capilla, salón de estar, aulas y las piezas para ancianos con respectivos servicios higiénicos, reparto de enfermería con consultorio médico y farmacia. La capacidad de ancianos a ser hospedados en el Hogar asciende a las 50 camas. En 1998, los estudiantes de filosofía (que hasta entonces estaban en Areguá, y los traslados eran dificultosos) se los recibe en La Piedad, tras acondicionar un sector del Hogar para albergarlos. Al año siguiente se inaugura oficialmente la Casa de Filosofado Padre Félix Frontini.

     

    En el año 2002, las dependencias parroquiales (salas de reuniones, de catequesis, oficinas) son trasladadas al sector oeste del templo, en una nueva estructura construida para tales fines. Tres años más tarde se completa la reestructuración del Hogar.

     

     

    En el Hogar para ancianos, se asiste a 30 abuelos, alguno de los cuales no tienen familia, otros no pueden ser ayudados por ellas. Hay una buena disponibilidad de la comunidad para apoyar las actividades del Hogar, sobre todo cuando los religiosos muestran apertura hacia los laicos, muchos jóvenes de Colegios visitan frecuentemente a los ancianos, así como los jóvenes y niños de la catequesis parroquial, o de los grupos juveniles, que comparten de su tiempo, la ayuda con las comidas, el alojamiento y la limpieza de los espacios interiores y exteriores, rezan el rosario junto a ellos, toman parte en las celebraciones, cumpleaños o festejos, y en la promoción de eventos culturales y reuniones. Nuestros ancianos son maestros de vida para esto: enseñan a los jóvenes, a los niños, catequistas, estudiantes y adultos, para salir de sí mismos, generando un clima más amplio de familia, de comunidad, de Iglesia.

     

    La actividad parroquial ha sido siempre un signo de evangelización importante para la Iglesia local y, a pesar de la vasta zona pastoral que ocupa, los religiosos guanellianos siempre se han caracterizado por la cercanía y disponibilidad para el servicio, imprimiendo, con el paso del tiempo, el estilo familiar guanelliano en toda la comunidad.

     

     

  • Tandil, Argentina (1925-1927)

    En 1924, se le propone a la Obra Don Guanella la dirección de un Asilo para niños huérfanos en Tandil.  Se trata de la primera fundación en América del Sur, y los pioneros fueron: el Padre Francesco Rovida, el futuro sacerdote Umberto De Angeli y el Hermano Silvestro Lombarda.

     

     

    Comienzan su labor asistencial en enero de 1926 con un grupo de huérfanos internos en el Asilo de Varones Brigadier General Martín Rodríguez. Aquella presencia será la semilla a partir de la cual se desarrollará la Obra. Por dificultades organizativas, los guanellianos se retiran de Tandil en octubre de 1927.

     

  • Santa Lucía, Argentina (1928-1966)

    En 1927, se analizaba el ofrecimiento de instalar un instituto agrícola y educativo en la localidad de Santa Lucía en el Partido de San Pedro. El Instituto Margarita O’Farrell comenzó a funcionar el 28 de octubre de 1928. Desde el 1° de marzo de 1929 entró en funcionamiento una escuela de enseñanza primaria, gratuita para los niños pobres. La Iglesia de Santa Lucía, construida por la Obra, será finalmente inaugurada y bendecida el 12 de abril de 1931. El Padre De Angeli, dirigió la comunidad en sus comienzos; Sirvieron en Santa Lucía, entre otros, los Padres Busnelli, Pedrazzini y Catozzi. El 21 de noviembre de 1966, por problemas estructurales, se decreta el cierre del Instituto de Santa Lucía.

     

  • Santa Fe, Argentina (1939)

    Los Siervos de la Caridad llegaron a Santa Fe el 29 de diciembre de 1939, invitados por el Arzobispo Monseñor Fasolino y por las Autoridades del Gobierno de la Provincia, para hacerse cargo de la Dirección del Reformatorio de Menores, situado en el Distrito Las Flores, y a la vez de la Parroquia Nuestra Señora del Tránsito, en el Distrito Piquete, en cuya jurisdicción estaba el Reformatorio. Asumen el Instituto con sus 140 niños, que tienen a disposición la escuela primaria y, el 1º de enero, la Parroquia. En 1944, los Siervos de la Caridad dejaron la Dirección del Reformatorio. Quedaron entonces a cargo de la Parroquia Nuestra Señora del Tránsito y de las capellanías del Hospital Psiquiátrico y de la Cárcel de Encausados que el mismo Arzobispo solicitó que aceptaran en 1943. El En 1947, fue bendecida por Monseñor Fasolino, la piedra fundamental del Asilo Don Luís Guanella para ancianos desamparados, a construirse en un terreno adyacente a la iglesia. En el año 1954 se reinician los trabajos en el Asilo, y al año siguiente, Monseñor Zía, bendice las instalaciones ya terminadas.

     

     

    Son especialmente recordados los Padres Busnelli, Antoniol y Zanella, junto a los Hermanos Cazzaniga, Ledesma y Molina. En 1977 surgía un nuevo y moderno pabellón en el Hogar de Ancianos. En la actualidad, Santa Fe nos ofrece un panorama distinto pero no muy lejano al espíritu guanelliano. Con la misma calidez de antes, en el Hogar se atienden hoy a 26 abuelos con servicios de enfermería, kinesioterapia, nutrición, peluquería y podología, todos ellos ejercidos por alumnos ‘pasantes’ de las universidades e institutos regionales. El médico los asiste una vez a la semana. Un grupo de colaboradores festeja y anima sus cumpleaños mensualmente. Es destacable, la participación de la comunidad en el trato directo con los abuelos  y la atención alimentaria a la gente en situación de calle, al más puro estilo guanelliano.

     

     

    En la Parroquia Nuestra Señora del Tránsito sigue siendo muy reconocida y con abundante asistencia de feligreses. Además de la catequesis (tres etapas) se encuentran los grupos de hombres y señoras que reciben formación cristiana permanente y retiro una vez al año; los grupos de jóvenes, la ‘Legión de María’ y ‘Cáritas’ para la atención de los más necesitados del barrio.

     

     

  • Pergamino, Argentina (1990)

    Si bien la presencia de la Obra Don Guanella en Pergamino comienza en el año 1990, la Historia del Hogar Monseñor Scalabrini se remonta al año 1949. Se había donado a la Arquidiócesis una estancia, para construir allí un Hogar de Menores. La obra fue confiada a los Padres Scalabrinianos. En 1967 se comienza a levantar el nuevo edificio que fue inaugurado en 1971. Dicha presencia continúa hasta 1989 cuando deciden cederla la Obra Don Guanella.

     

     

    A partir de 1990, los guanellianos tomarán a su cargo la guía de la Parroquia San Roque y del Instituto Monseñor Scalabrini de Pergamino. Se trata de un Instituto (Hogar-Escuela) para niños con problemas de familia (170 alumnos -60 internos). Poco después, el gobierno ayuda a instalar una escuela de Artes y Oficios, con salida laboral para los niños internos y externos que terminan el ciclo primario. En 1994, se comienza a separar el Hogar de la Escuela para poder organizar pedagógica, educativa y didácticamente a ambos. Poco después, se deja la Parroquia y se toma a cargo la Capilla ‘Virgen Niña’ (ubicada en el barrio UOM), animada con la misa dominical, la catequesis para niños y administración sacramental.

     

     

    Hacia 1996, el Hogar-Escuela tiene 50 internos, la Escuela de Artes y Oficios 205 alumnos distribuidos en 6 especialidades y la Escuela Primaria 210 alumnos. En tanto, se empezó la construcción del primer pabellón de casa doble para 24 niños y  la esperada inauguración, en 1998. En el año 2000, se procede a la inauguración de dos ‘casas familia’. A partir del 2007 se incorpora el nivel Secundario como parte de su oferta educativa integral. Desde 2011 el Hogar trabaja solo como Centro Diurno hasta el año 2014.

     

     

  • Asunción, Paraguay (1939)

    El Paraguay fue el primero de los países sudamericanos a los cuales se trasplantó, desde Argentina, la Obra Don Guanella. En la Navidad de 1939 se anuncia la intención de aceptar una propuesta de asistencia en Paraguay. En pocos meses llegan los Padres Agostinetti y Pedrazzini, con el Hermano Anselmetti. La comunidad se encarga del Hogar Don Luis Guanella para niños, de la Parroquia San Roque, y de una escuela gratuita para niños pobres.

     

     

    El Arzobispo de Asunción, Monseñor Bogarín, les ofrece como zona pastoral una Parroquia en formación, y les dona (en 1942) el terreno donde levantar el templo ya que solo existía una capilla. Se iniciaron los trabajos en la Parroquia San Miguel Arcángel que llevará muchos años hasta su terminación, y al año siguiente se trasladan a la nueva sede y junto con la reciente apertura de la Escuela Don Luis Guanella, cuyo edificio de una planta se inaugura en 1945. En 1952, con el objeto de ofrecer una oportunidad de estudio a quienes terminaban su escuela primaria, se crea la Academia Santa Bernardita de corte y confección (más tarde instituto técnico profesional)  y al año siguiente arriba el Padre Fontana, quien por 25 años dedicará lo mejor de su vida en la formación religiosa y espiritual de niños y jóvenes.

     

    Con ayuda alemana, el Padre Volonté presenta en 1966 el proyecto de estructura para la nueva escuela que en los ’70 será ampliada y reestructurada como es en la actualidad, y en 1980 se completa con un tinglado para cerrar el patio. Siete años más tarde surge el Techo Fraterno ‘Padre Fontana’ para actividades diversas de grupos de personas adultas y, en 1994, se construye un salón que presta los servicios de velatorio.

     

     

    Para el año 1996, la Escuela Luis Guanella cuenta con 750 alumnos, en tanto que la Academia Santa Bernardita cuenta con 120 alumnos pero las reformas educativas obligan a pasar la gestión del Instituto a las Hermanas guanellianas, trasladando la Escuela al año siguiente, al Colegio Santa Rosa.

     

    El trabajo pastoral es intenso en una zona con características sociales muy heterogéneas, por lo que la presencia guanelliana es muy apreciada. Los jóvenes que hacen parte de las Parroquias de San Miguel y también de La Piedad, son una centena. Se encuentran semanalmente en grupos: SUE (siguiendo una estrella); Wensa (por Buen Samaritano), Juventud con Don Guanella y otros grupos parroquiales y misioneros. Escuchan de la palabra y su traducción en la vida, en los pasos de San Luis.

     

    Así que, fiel al carisma guanelliano, se invita a los jóvenes, en el estilo del Buen Samaritano, a salir de sí mismos hacia el otro, sea como catequista, o como misionero voluntario, peregrino, especialmente con sus pares, mostrándoles la experiencia de "venir a ver", que propone Jesús. Son jóvenes llenos de entusiasmo y llenos de dedicación, que conocen la espiritualidad guanelliana.

     

     

  • Caaguazú, Paraguay (1994)

    Desde 1985 se va configurando, la posibilidad de la apertura de una cuarta y última presencia en Paraguay de la Obra, en Caaguazú, que se está poblando rápidamente. Es una región inmensa sin pastores, donde la pobreza cosecha víctimas cada día y donde la Obra podría ser signo de amor de Dios hacia los pobres. En 1990 se procede a la adquisición de un terreno y dos años después ya se afirma la finalidad asistencial de esa Casa que será a favor de los Buenos Hijos; el inicio de las actividades se concreta a principios de 1994.

     

     

    El Hogar San José Obrero de Caaguazú está al servicio de los niños discapacitados psico-físicos hacia quienes Don Guanella tenía una especial predilección pues los llamaba ‘los buenos hijos’. Caaguazú, distante a unos 175 kilómetros de Asunción, sobre la Ruta nº 7 ‘Gaspar Rodríguez de Francia’, se inspira hoy en el espíritu del Fundador, ofreciendo el servicio de Caridad a las familias que se encuentran en esta situación con servicios de pediatría y rehabilitación. Funciona también como Techo Fraterno para los Buenos Hijos y como Centro Vocacional. En 1996 se concreta asunción de la responsabilidad de la Parroquia San Francisco de Caaguazú.

     

     

    La comunidad de Caaguazú no sólo atiende el servicio de la Parroquia sino que asiste a 64 capillas distribuidas por toda el área de influencia, lo que implica un esfuerzo importante para llegar con la asistencia religiosa a la mayor cantidad posible de población.

     

     

  • Estación Colina, Chile (1948-1976)

    La mano de la Providencia hizo llegar a los Siervos de la Caridad, por intermedio del gran sacerdote y apóstol, el Jesuita Padre Alberto Hurtado Cruchaga. Las condiciones de vida de un amplio sector de la población eran muy precarias y la más era la población infantil. Una gran cantidad de niños de sectores pobres, escapando de la miseria de sus hogares, vagaban por las calles mendigando. Esto impulsó al Padre Hurtado a crear la Fundación Hogar de Cristo, para atender las necesidades de los niños vagabundos, y hacia 1947 suplicó a la Obra Don Guanella, hacerse cargo de su Hogar de Cristo en la Estación Colina, pueblito distante unos 25 kilómetros de Santiago.

     

     

    En 1948, se produce el primer envío de Cohermanos hacia Chile: los Padres De Angeli y Luraschi. Entre los laicos, Javier Errázuriz será, en aquellos días, el gran colaborador y benefactor de la Escuela Granja de Estación Colina, así como la señora Eugenia Pirzio-Biroli, que se convirtiera en el ‘alma mater’ del Hogar. Un hermoso edificio de dos pisos, con cocinas, despensas, dormitorios y dependencias para unos ochenta muchachitos, se inauguró en 1952, la segunda parte, en 1956. En 1965, la Obra asistía a 120 jovencitos, atendidos por tres Padres y cuatro Religiosas, Hermanas Franciscanas Misioneras del Verbo Encarnado. Discrepancias surgidas con los directivos del la Fundación, respecto al estilo pedagógico que contrastaba con los postulados guanellianos del carácter familiar, no se logró unificar criterios y es entonces que se toma la decisión de suspender la presencia en la ‘Escuela Granja’ de Estación Colina a principios de 1976.

     

     

  • Rancagua, Chile (1951)

    Al tercer año de permanencia de la Obra en Chile surge la propuesta de una nueva Obra en Rancagua, próxima a la célebre mina de cobre El Teniente. Se inaugura, en 1951, el Hogar Sagrado Corazón de Jesús para la asistencia de la infancia abandonada. Recién en 1967, ante las incesantes instancias del Obispo, se toma cargo la nueva Parroquia Madre de la Divina Providencia, colindante con la misma institución de menores con unos sesenta niños. Se recuerda especialmente la incansable labor en aquellos días, de los Padres Moreschi y Ernoli.

     

     

    En 1971, una violenta nevazón destruyó gran parte de Hogar de Rancagua por lo que hubo que dedicarse a la reconstrucción. Hacia 1983, el Hogar se reorganiza en Casas individuales que cobijan de 12 a 16 niños, a cargo de una asistente, en clima de familia. Hacia 1989, los Techos Fraternos “Sor Clara Bosatta”, y “Beato Luis Guanella”, atienden centenares de pobres en sus comedores populares. Hacia el año 2004, se comienza a reflexionar sobre un cambio de actividad en Rancagua. El Estado ya no nos trata como colaboradores sino como dependientes, limitando nuestra libertad organizativa y nuestro estilo educativo. Se piensa en utilizar las mismas estructuras para atender a las personas ancianas, lo que se concreta finalmente con la puesta en marcha el Hogar para Ancianos a  principios de 2007. El terremoto de principios de 2010 provoca grandes daños estructurales en la Obra de Rancagua. La Parroquia ha quedado inutilizable por lo que los servicios se están llevando a cabo en la Capilla del colegio, previendo próximamente construir un nuevo templo parroquial. También atiende a varias capillas de la zona...

     

     

    Actualmente, la Escuela ‘Julio Valenzuela’ tiene los niveles inicial y básico, y a partir del 2016 comienza con el nivel medio. En todos sus niveles la escuela lleva adelante un fuerte proyecto de integración para con los niños con problemas de aprendizaje. (Número de alumnos)…

     

    Dado los cambios de políticas asistenciales de menores, ya no tenía sentido tener un internado con niños. En dicho lugar, actualmente se utilizan los espacios para la escuela media (cocina y comedor) y un sector tiene el Hogar de Ancianas que estaba en la Parroquia.

     

     

  • Puerto Cisnes, Chile (1957-1992)

    La presencia Guanelliana en la Patagonia chilena, se trata de una Obra en Puerto Cisnes, en la Provincia de Aysén. Comienza a gestarse a partir de 1955, cuando los Siervos de la Caridad, acompañados por la señora Pirzio-Biroli y su Comité de Damas Guanellianas, se llegaron hasta la oficina del Ministro de Tierras y Colonización, a recibir la inesperada propuesta: una escuela agrícola para los jóvenes egresados de los Hogares de Menores que la institución poseía en el centro del país. En 1958, el Padre Calvi procede a la bendición de la primera piedra de la futura Iglesia, y al año siguiente, son inaugurados el templo dedicado a la “Señora del Trabajo” y a “San Pedro”; así como la “Escuela-Internado San Luis”. El Internado los primeros sesenta niños más necesitados de los alrededores. En 1964 se añaden nuevos locales para dar cabida a un número doble de alumnos. Desde esta casa, el Padre  Ronchi obtiene la autorización para atender el ministerio apostólico del territorio e islas de Aysén. En 1975, se confirma la posibilidad de trasladar la Obra a Coyhaique, donde existen condiciones más favorables para la obra educativa y asistencial, y al año siguiente finalmente se concreta el traslado.

  • Coyhaique, Chile (1976)

    La presencia en Coyhaique, es una continuación de la obra de Puerto Cisnes en el año 1957, y un desplazamiento de aquella primera Obra hacia el año 1976. El Padre Belotti, desde el pincipio, es el baluarte de esta presencia austral.  El traslado del Hogar de Menores, que se llamará Villa San Luis. La Obra de Coyhaique comienza a adquirir los rasgos de una comunidad educativa típicamente familiar hacia 1987, representando el primer intento de la Congregación en Chile que muestra un renovado modelo pedagógico inserto en un programa formativo. La presencia en la comunidad de Coyhaique del Padre Angelo Gottardi al año siguiente, impulsa la actividad de los Cooperadores Guanellianos. A partir del año 2008, la comunidad se retira después de muchos años de atención a los niños en situación de vulnerabilidad social. Actualmente las actividades la llevan a cabo los Cooperadores con un Hogar para Ancianos y la comunidad religiosa que anima pastoralmente el Santuario Jesús Nazareno.

  • Areguá, Paraguay (1952)

    La señora Antonia Palmerola, donó a la ‘Asociación Don Guanella’ en el año 1952 un terreno y una casa en Areguá, hermoso pueblo que se delinea a orillas del lago San Bernardino, a unos 30 kilómetros de Asunción, con el fin de que se creara allí un seminario. En 1955 se realiza la apertura oficial del Seminario Menor, con doce aspirantes del país, cubriendo también una gran demanda de ministerio externo en la comunidad parroquial, que era muy extensa. Al año siguiente es destinado el Padre Frontini (recién ordenado) y poco después, el Padre Gambuti. Son muchas las cosas que en Areguá hablan de ellos, pero especialmente son las personas que los han conocido, todo el calor humano que se expresaban, sacerdotes dedicados a todos...

     

     

    En 1965, queda inaugurada una nueva ala del Seminario de Areguá y en 1970, a pedido del obispo, la Obra se hace cargo de la asistencia temporal de la Parroquia de Areguá.

     

    Por aquellos años, también se inicia el Colegio Beato Luis Guanella en Areguá, considerando que en la localidad no había colegio y los seminaristas debían viajar a Capiatá. La dirección de la escuela corresponderá a una Asociación de padres hasta que en 1990 la congregación se haga cargo. La construcción de una piscina y un estadio guanelliano con su gradería, harán historia en la localidad.

     

     

    Con la llegada del Padre Maffioli en 1989, se gestiona una reestructuración de todo el seminario que, cuatro años más tarde estará inaugurándose (dormitorios, sanitarios, Capilla, escaleras, biblioteca, estudios). Desde hacía muchos años se analizaba la idea de trasladar el Seminario Menor de Areguá al Seminario de La Piedad, en el Kilómetro 9. Finalmente, en el año 2003, se informa dicho cambio y la aceptación de que Areguá se convierta en Casa de Retiros y Encuentros. También se concreta la entrega de la Parroquia a la Diócesis.

     

     

  • Renca (Santiago), Chile (1949)

    La segunda Casa Guanelliana en Chile, surgió en la Comuna de Renca, perteneciente a Santiago. El Cardenal Caro Rodríguez, buscaba con ansias quienes tomaran a su cargo estas olvidadas poblaciones. Los Siervos de la Caridad, comprendiendo sus ansias pastorales, aceptaron en 1949 el hacerse cargo de la Escuela Nº 142, con residencia en la antigua Parroquia de Jesús Crucificado. En 1949 llegan a Chile desde Italia los Padres Belotti, Altieri y Calvi. La Obra se ha expandido. Se le han adjuntado dos parroquias, la Parroquia de Jesús Crucificado y la Parroquia del Tránsito de San José.  En 1953 el Cardenal bendice la primera piedra de la nueva iglesia del Tránsito de San José, con la escuela parroquial de 400 alumnos; en 1965 matriculó a más de 800 alumnos.  Faltaba, sin embargo, la iglesia, ya que un salón funcionaba como Capilla. En 1964 se inaugura la nueva iglesia, moderna y cómoda, en vías de terminación.

     

     

    Se refaccionó el famoso ‘Castillo del Diablo’, y desde entonces sirvió como Casa Parroquial y alojamiento para los alumnos egresados de los Hogares de Colina; y se fue imponiendo como Casa Central de la Obra en Chile. A principios del año 1968, los Siervos de la Caridad deciden suspender la atención pastoral de la Parroquia Jesús Crucificado, a fin de concentrar y redistribuir las actividades en el área, y años más tarde, se cede la administración de la Escuela Parroquial a las Hijas de Santa María de la Providencia. Hoy es una Escuela Polivalente con 709 alumnos (jardín, primaria y secundaria). En 1978, se establece en Renca, como el Centro Vocacional para Chile. En 1984, se bendice la piedra fundamental del Techo Fraterno.

     

     

    La comunidad consta de una casa grande en dos plantas con varias dependencias. En la Casa de Acogida a cargo de los Cooperadores, se asiste a enfermos terminales de cáncer; en la misma se encuentran unos 45 a 50 enfermos más los empleados que allí prestan sus servicios. En el Techo Fraterno, funcionan 5 clubes de ancianos entre los que podemos contar aproximadamente 120 abuelos, el cual funciona de lunes a viernes. En la Casa de Retiros, se llevan a cabo retiros espirituales para los diferentes grupos parroquiales o externos que soliciten la misma. La Parroquia ‘Tránsito de San José’ atiende tres capillas (Betania, María Madre de la Divina Providencia y San Luis Guanella). El Seminario y la Comunidad Religiosa integrada por dos hermanos y dos sacerdotes.

     

     

  • Batuco, Chile (1952)

    Batuco, a 36 kilómetros del centro de Santiago y a 5 kilómetros de Estación Colina, poseía hacia fines de 1951, una Iglesia de Piedra que era asistida por el Padre Calvi. El lugar, fue elegido para establecer allí un Seminario Menor en una modesta Casa, denominado “Escuela Apostólica San Ricardo”, que funcionó hasta 1958. Unos años más tarde, contemplando la necesidad urgente de realizar una Obra para limitados mentales que el Fundador llamaba, amorosamente: ‘buenos hijos’, se bendice la primera piedra del Hogar San Ricardo, oficialmente inaugurado en 1964. Se inician las construcciones de las primeras estructuras grandes y cómodas destinadas a albergar a cincuenta niños bajo la dirección del Padre Magalotti. Hacia 1975, Batuco ya cuenta con 100 internos y, a los Padres los acompañan las Hermanas pertenecientes a las Hijas de Santa María de la Providencia.

     

     

    En 1990, el complejo habitacional de Batuco se completa con la construcción de 4 nuevas casas tipo ‘familia’, y con la apertura de la Escuela Especial Padre Luis Guanella para alumnos limitados mentales externos y un año más tarde, se coloca la Primera Piedra del Pabellón de los Buenos Hijos Profundos. El terremoto de 2010 también afectó a Batuco. Se rajaron las paredes, cedió el techo de la capilla interna, y en el comedor del colegio se cayó el techo y se dañó su estructura. Algunas construcciones sufrieron daños estructurales serios como la singular Capilla de Piedra, que sufrió daños tanto en el exterior como en el interior.

     

    Actualmente el Hogar San Ricardo es una Residencia para niños discapacitados mentales severos profundos que son derivados del SENAME (Servicio Nacional del Menor) por situación de abandono, vulnerabilidades sociales y/o carentes de familiares responsables. Hay 144 niños internos que viven en pequeños grupos en casas individuales, asistidos por las Auxiliares de Trato Directo (ATD). Se realiza con los niños la rehabilitación y asistencia médica que sea necesaria, pero el objetivo principal de acuerdo al carisma guanelliano es proporcionarles calidad de vida y afecto en estilo de familia. Junto al Hogar, se encuentra la Escuela Especial Padre Luis Guanella, a la que concurren los niños del Hogar y también alumnos externos de la zona. La característica ‘especial’ es que atiende a niños con multi-déficit con un programa especial del Ministerio de Educación.

     

     

  • Limache, Chile (1991)

    Hacia 1990, la realidad de los ‘buenos hijos’, ancianos y los necesitados de continuo apoyo, se presentaba como preocupante para los Padres Guanellianos, razón por la cual se decide trasladar desde Batuco a algunos de ellos a la localidad de Limache. El proyecto apunta a crear un ‘centro de actividad protegida’ de tipo agrícola, incluyendo en él a ‘otros que a pesar de tener familia se sienten socialmente aislados o inútiles’. Se trata de jóvenes más adultos y autovalentes a fin de poder desarrollar aun más sus capacidades hasta el momento del desenlace de su vida. Claro que desde los comienzos de este proyecto se tuvo en mente la posibilidad de que también ingresaran al Hogar niños de la zona que se encontrasen en condiciones similares a los jóvenes del Hogar.

     

     

    Es así que la Residencia ‘Nuestra Señora del Trabajo’ de Limache, queda vinculada y dependiente de la Casa de Batuco. El Hogar ‘Nuestra Señora del Trabajo’ en Limache tiene como finalidad el acoger y atender a los discapacitados psíquicos adultos. Como dependencia del Hogar, su característica es la atención de adultos con capacidades diferentes. Hay grupos de adultos internos y otros que vienen solamente durante el día para sumarse a las actividades de rehabilitación, básicamente agrícolas. El número actual es de unos 29 asistidos.

     

Copyright© 2014-2017 Provincia Cruz del Sur, Dónovan 1652 (1770) Tapiales, guanellianoscruzdelsur@gmail.com

  •  

Copyright© 2014-2016 Provincia Cruz del Sur, Dónovan 1652 (1770) Tapiales,

guanellianoscruzdelsur@gmail.com

Copyright© 2014-2016 Provincia Cruz del Sur,

Dónovan 1652 (1770) Tapiales, guanellianoscruzdelsur@gmail.com

Copyright© 2014-2016 Provincia Cruz del Sur,

Dónovan 1652 (1770) Tapiales, guanellianoscruzdelsur@gmail.com