• Pascua de Resurrección de Jesús

    Cantemos con alegría: ¡Aleluya!

    “Estamos en plena alegría por el Día de Pascua. Hoy nuestros corazones exultan en un festejo de gozo espiritual, hoy nuestra mente se olvida de las cosas terrenales para elevarse hacia las celestiales. Nuestro mismo cuerpo parece que disminuya su peso para correr con más velocidad hacia el regocijo de las sagradas solemnidades. El Cielo nos habla de alegría, la tierra con su lenguaje nos indica la felicidad; todo nos invita a alegrarnos con estas palabras: “Consuélense mutuamente, Cristo Jesús resucitó como lo había dicho. Apresúrense todos a adorar a Jesús y decirle: ¡Aleluya, Aleluya! Afligidas colinas de Sión, alégrense: ¡Cristo Jesús resucitó como lo ha preanunciado!. Piadosas mujeres que vienen cubiertas por el velo de la profunda tristeza, alégrense: ¡Cristo Jesús ha resucitado!”  (Luis Guanella, Scritti, Vol. 1º, pág. 92). más

     

  • Cuaresma, Itinerario de la cabeza a los pies

    Llegamos al hermoso pero exigente tiempo de Cuaresma y el Profeta Joel nos convoca con el sonido de trompetas, el “shofar” que emite sonido de guerra (Joel 2,15); nosotros, como Pueblo llamado a la santidad, nos congregamos para el día de Yahvéh, iniciando el combate contra el poder del demonio y del pecado, con actos de penitencia y oración.

     

    La Cuaresma se presenta típicamente como un tiempo de conversión y de prácticas de la tradición cristiana, pero éstas no significan nada si no llegan al corazón. Limosna, oración, ayuno cuaresmal, no es una práctica aislada, de ascesis individual, sino una larga celebración en la que la Iglesia, como Asamblea santa, convoca a los cristianos para que dejen que el Espíritu renueve sus corazones y desde nuestras cenizas broten la vida y la fiesta. Un poco de ceniza cae sobre la cabeza comenzando así un camino “de la cabeza a los pies”, como diría don Tonino Bello, indicando el gesto de la ceniza en la cabeza como el punto de partida y el lavado de los pies como el de llegada de todo cristiano que, convirtiéndose y creyendo en el Evangelio, se pone al servicio del prójimo. “También ustedes deben lavarse los pies unos a otros” (Jn. 13, 14). más

     

  • Misericordia y Fraternidad:

    dones que recibimos, compartimos y entregamos

    Después de una larga pausa, se volvieron a reunir los Hermanos en un encuentro de Formación permanente, venidos de la Provincia Cruz del Sur, Santa Cruz y Ntra. Sra. de Guadalupe, a fines de junio.

     

    En las Constituciones leemos que nosotros constituimos en la Iglesia un Instituto religioso de vida apostólica, clerical (C. 4); los religiosos Hermanos tienen la misión especial de mantener viva y despierta la esencial dimensión comunitaria y fraterna en el seno de nuestra familia religiosa. Lo que hemos reflexionado en ese encuentro de Areguá (Py), ayudados por el Hermano Miguel Córdoba CFC, vale para todos los cohermanos de la Provincia (incluidos los que ejercen el ministerio sacerdotal), porque fundamentalmente somos consagrados para promover en la Iglesia el espíritu de comunión. Deseo unir en este escrito dos temas: nuestra Fraternidad y el Año de la Misericordia. más

     

  • Un tiempo sagrado

    Ya estamos por ingresar en un tiempo especial, la Cuaresma, que nos impulsa a vivir de otra manera, respirar con otro ritmo, sumergirnos nuevamente en el Evangelio para salir de nosotros mismos y acoger al Otro, al Dios cuyo nombre es Misericordia, y abrirnos al hermano; despojarnos, encontrando la pobreza radical para que al fin Dios encuentre un sitio en el fondo de nosotros mismos, y el hermano descubra un corazón en quien confiar. más

     

  • Don Guanella Buen Pastor y Samaritano Compasivo

    Su experiencia sacerdotal.

     

    Conmemorando un nuevo aniversario (nº 149) de la Ordenación Sacerdotal de Don Guanella, veamos como él describe la grandeza, el valor y la misión del sacerdote, en su librito impreso en 1886, que lleva por título “Il Montanaro” (El Montañés), en el capítulo XIV, que se asemeja a un párrafo de autobiografía... más

     

  • Como hierro incandescente que no se distingue del fuego

    Con motivo de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, saludo y felicito a todos los cohermanos de la querida Provincia Cruz del Sur. En este glorioso día para la Congregación de los Siervos de la Caridad, nos sentimos más unidos por la vocación guanelliana, los Votos religiosos y el vínculo de caridad que debe reinar siempre en nuestras comunidades. más

     

  • ¡ALELUYA!

    Así cantamos en el Salmo responsorial de la solemne Misa de la Resurrección.

     

    El día especial por excelencia, el día hecho por el Señor. Los otros días son obra nuestra: los días de la traición, del odio, de la división, de la idolatría, del pecado; obras del hombre viejo. más

     

  • Cuaresma, Zambullidos en el Ministerio de Cristo

    En perspectiva

     

    Bienvenida la santa Cuaresma en nuestra vida personal y comunitaria, como profunda experiencia espiritual que pasa providencialmente por el desierto, la puerta estrecha de lo provisorio y de lo precario. Es la hora oportuna del silencio donde uno se encuentra consigo mismo, cara a cara con la propia realidad, y con los hermanos en un ambiente de conversión; este desafío atrae, pero da un poco de miedo, porque se descubre la verdad sobre uno mismo y sobre la relación con los demás. Pero también es el encuentro decisivo con el Dios de la misericordia que nos da la vocación, la comunión y la misión; es la hora de la prueba de la fe. más

     

Copyright© 2014-2017 Provincia Cruz del Sur, Dónovan 1652 (1770) Tapiales, guanellianoscruzdelsur@gmail.com

  • En este mes de junio celebramos la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, la fiesta de Familia más grande -aunque caiga en viernes- la que nos fortalece en la identidad guanelliana, para ir con decisión y alegría hacia los desafíos de la interculturalidad. más

     

  • “Estamos en plena alegría por el Día de Pascua. Hoy nuestros corazones exultan en un festejo de gozo espiritual, hoy nuestra mente se olvida de las cosas terrenales para elevarse hacia las celestiales. Nuestro mismo cuerpo parece que disminuya su peso para correr con más velocidad hacia el regocijo de las sagradas solemnidades. El Cielo nos habla de alegría, la tierra con su lenguaje nos indica la felicidad; todo nos invita a alegrarnos con estas palabras: “Consuélense mutuamente, Cristo Jesús resucitó como lo había dicho. Apresúrense todos a adorar a Jesús y decirle: ¡Aleluya, Aleluya! Afligidas colinas de Sión, alégrense: ¡Cristo Jesús resucitó como lo ha preanunciado!. Piadosas mujeres que vienen cubiertas por el velo de la profunda tristeza, alégrense: ¡Cristo Jesús ha resucitado!”  (Luis Guanella, Scritti, Vol. 1º, pág. 92). más

  • La Cuaresma se presenta típicamente como un tiempo de conversión y de prácticas de la tradición cristiana, pero éstas no significan nada si no llegan al corazón. Limosna, oración, ayuno cuaresmal, no es una práctica aislada, de ascesis individual, sino una larga celebración en la que la Iglesia, como Asamblea santa, convoca a los cristianos para que dejen que el Espíritu renueve sus corazones y desde nuestras cenizas broten la vida y la fiesta. Un poco de ceniza cae sobre la cabeza comenzando así un camino “de la cabeza a los pies”, como diría don Tonino Bello, indicando el gesto de la ceniza en la cabeza como el punto de partida y el lavado de los pies como el de llegada de todo cristiano que, convirtiéndose y creyendo en el Evangelio, se pone al servicio del prójimo. “También ustedes deben lavarse los pies unos a otros” (Jn. 13, 14). más

  • En las Constituciones leemos que nosotros constituimos en la Iglesia un Instituto religioso de vida apostólica, clerical (C. 4); los religiosos Hermanos tienen la misión especial de mantener viva y despierta la esencial dimensión comunitaria y fraterna en el seno de nuestra familia religiosa. Lo que hemos reflexionado en ese encuentro de Areguá (Py), ayudados por el Hermano Miguel Córdoba CFC, vale para todos los cohermanos de la Provincia (incluidos los que ejercen el ministerio sacerdotal), porque fundamentalmente somos consagrados para promover en la Iglesia el espíritu de comunión. Deseo unir en este escrito dos temas: nuestra Fraternidad y el Año de la Misericordia. más

  • Ya estamos por ingresar en un tiempo especial, la Cuaresma, que nos impulsa a vivir de otra manera, respirar con otro ritmo, sumergirnos nuevamente en el Evangelio para salir de nosotros mismos y acoger al Otro, al Dios cuyo nombre es Misericordia, y abrirnos al hermano; despojarnos, encontrando la pobreza radical para que al fin Dios encuentre un sitio en el fondo de nosotros mismos, y el hermano descubra un corazón en quien confiar. más

     

  • Su experiencia sacerdotal.

     

    Conmemorando un nuevo aniversario (nº 149) de la Ordenación Sacerdotal de Don Guanella, veamos como él describe la grandeza, el valor y la misión del sacerdote, en su librito impreso en 1886, que lleva por título “Il Montanaro” (El Montañés), en el capítulo XIV, que se asemeja a un párrafo de autobiografía... más

     

  • Con motivo de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, saludo y felicito a todos los cohermanos de la querida Provincia Cruz del Sur. En este glorioso día para la Congregación de los Siervos de la Caridad, nos sentimos más unidos por la vocación guanelliana, los Votos religiosos y el vínculo de caridad que debe reinar siempre en nuestras comunidades. más

  • Así cantamos en el Salmo responsorial de la solemne Misa de la Resurrección.

     

    El día especial por excelencia, el día hecho por el Señor. Los otros días son obra nuestra: los días de la traición, del odio, de la división, de la idolatría, del pecado; obras del hombre viejo. más

     

  • En perspectiva

     

    Bienvenida la santa Cuaresma en nuestra vida personal y comunitaria, como profunda experiencia espiritual que pasa providencialmente por el desierto, la puerta estrecha de lo provisorio y de lo precario. Es la hora oportuna del silencio donde uno se encuentra consigo mismo, cara a cara con la propia realidad, y con los hermanos en un ambiente de conversión; este desafío atrae, pero da un poco de miedo, porque se descubre la verdad sobre uno mismo y sobre la relación con los demás. Pero también es el encuentro decisivo con el Dios de la misericordia que nos da la vocación, la comunión y la misión; es la hora de la prueba de la fe. más

     

  •  

Copyright© 2014-2016 Provincia Cruz del Sur, Dónovan 1652 (1770) Tapiales,

guanellianoscruzdelsur@gmail.com

Copyright© 2014-2016 Provincia Cruz del Sur,

Dónovan 1652 (1770) Tapiales, guanellianoscruzdelsur@gmail.com

Copyright© 2014-2016 Provincia Cruz del Sur,

Dónovan 1652 (1770) Tapiales, guanellianoscruzdelsur@gmail.com